La no-estaticidad

¿Que es estar estático? ¿Dónde es mi casa? Son preguntas que me surgieron cuando volví a mi punto de partida, el que se suponía que era mi casa, mi “hogar”.

IMG_20160816_123718461_HDR
La plaza Regocijo, el living de nuestra casa

 

En mi caso no tengo casa propia, por lo que llegar no implicó una estaticidad instantánea. Mi familia no tiene posibilidad de mantenerme y vivir en la casa de mi mamá implica vivir a 2 hs de mis amigos y posibilidades laborales.

Mi resolución entonces fue seguir en la no-estaticidad, en el movimiénto nómade, en vivir en la mochila.
Las habilidades para la supervivencia sin dinero o con muy poco, aprendidas en el viaje, me fueron de SUMA utilidad. Mi ser estático estaba oxidado, y ni yo sabía que había quedado de él después de meses de inmersión en la incertidumbre hermosa de viajar.
Igualmente en poco tiempo logré encontrar un equilibrio en mi nueva identidad, a medias entre mi ser viajero y mi ser estático. De a poco las cosas se fueron dando y después de un aterrizaje bastante forzoso, muchas vueltas, mucho vivir en ningún lado y de a partecitas en la mochila chica, llegó. LLEGUÉ, mejor dicho, a algún lado. Volví a experimentar ese sentimiento de volver a casa, a tu lugar, de comodidad e intimidad absoluta con uno mismo.

IMG_20160920_131326541
Mi barrio mancoreño

Generalmente no se cuestiona por que uno se siente cómodo en un lugar, que es lo que se necesita para sentirse “en casa”. Viajando o estático el hogar no es más que los lugares donde uno deja el corazón, donde uno genera una pertenencia y donde le suceden cosas importantes o tracendentales.
Pero además de las cosas más notorias a simple vista hay un cnjunto de detalles, casi colores o aromas de fondo que acompañan la sensación de hogar.
Viajando uno encuentra lugares donde ama la comida, la gente, las costumbres, y de repente todo tiene ese sabor a hogar.
De las delicias que tiene lo estático es poder cultivar esos detalles a voluntad; comprar las cosas que te gustan, tener plantas, poner adornos, apropiarse de un espacio.

Igualmente, si nuestro corazón y nuestra mente no están donde está el cuerpo de nada sirve halagarse con detalles. El hogar es ahí donde uno se siente al presente; un lugar físico, emocional y mental conjuntamente, confluídos.
Y creo que estar estático o no es un gran abanico de posibilidades y el hogar está en todos sus grises, el hogar es donde estemos nosotros, en toda nuestra plenitud.

IMG_20161126_162653487
Gustito a Cartagena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *